El coaching es una técnica de conversación especializada que busca que el cliente haga un proceso de interiorización que le permita descubrir creencias limitantes y bloqueos que pueda tener en la consecución de una meta. Es una técnica que se usa por lo general para atender clientes que tienen metas de tipo personal o de vida (relaciones interpersonales, confianza en sí mismos, dudas existenciales, felicidad y satisfacción en sus vidas, etc.), aunque también se puede utilizar en trabajo con ejecutivos.