Es también una técnica de conversación especializada, pero a diferencia del coaching, en el mentoring el facilitador puede incluir en la conversación referencias a su propia experiencia personal. El mentoring es especialmente útil para trabajo con ejecutivos, pues aunque no favorece una interiorización tan profunda como con el coaching, sí permite ver resultados en menos tiempo. En determinadas situaciones es posible también usar mentoring para trabajo personal o de vida.