Ambas técnicas son buenas y dan buenos resultados. El facilitador utilizará la técnica que perciba será más útil para el cliente. Cada persona es diferente y tiene un modelo mental distinto. Hay personas más racionales y otras más emocionales, hay personas más dispuestas a interiorizar y otras menos. El entrenamiento del facilitador le permite saber cuál técnica utilizar en determinado momento.